El dogma580 se caracteriza por restringir algunas prácticas en la creación y distribución de tipografías en función de lograr un desempeño disciplinar más comprometido y responsable. De todas formas la versatilidad del mundo de las comunicaciones visuales obliga a mantener ciertos resguardos relativos a situaciones especiales.

Estas situaciones pueden implicar la necesidad de ampliar los márgenes de uso de las tipografías generadas bajo estas directivas. De todas formas estos alejamientos del dogma en sentido estricto jamás podrán realizarse en referencia a las políticas de distribución y precio (cantidad de licencias, política de precios, etcétera).

8.1. Situaciones especiales

Dentro del apartado “situaciones especiales” se entiende aquellas que impactan sobre la amplitud del mapa de caracteres así como sobre la cantidad de variables tipográficas integrantes de la familia.

8.2. La participación del diseñador

La necesidad de expandir tanto el mapa de caracteres como la cantidad de variables partirá de requerimientos concretos del usuario/diseñador de comunicaciones visuales, nunca desde el tipógrafo. Se entiende que el uso específico que las justifica nace a expensas de una situación concreta y puntual que no ha sido abordada dentro del postulado inicial que generó la propuesta tipográfica. O bien porque el usuario ha identificado un contexto cultural más amplio en el que la solución tipográfica formal sigue siendo válida desde el punto de vista conceptual-cultural pero requiere una adaptación específica y concreta.

El dogma580 prevé la ampliación del mapa de caracteres y del conjunto de variables de una tipografía, siempre y cuando se origine por la situación específica identificada por el diseñador y su realización se resuelva con la participación y del tipógrafo y de aquel –colaborador/diseñador– en tanto hablante nativo o extranjero o conocedor de los aspectos de la realidad que propician la ampliación.

8.2.1 La licencia de ampliación

La interacción entre diseñador y tipógrafo generará un nuevo producto tipográfico, al menos una expansión del producto original. Es necesario aclarar que desde un principio ambas partes deben estipular la situación legal del futuro producto en lo concerniente a las licencias de uso siendo plausible incluirla dentro de una de las siguientes situaciones:

  • Ofrecer la actualización del producto a todos los licenciatarios del producto original
  • Generar un producto de uso restringido para el diseñador que ha propuesto y requerido la expansión.
  • Generar tales cambios que se haga evidente la necesidad de un producto tipográfico totalmente independiente del anterior; este caso extremo supone la necesidad de aclarar específica y estrictamente en la documentación de la nueva tipografía dogma tales situaciones.