La motivación para la creación de tipografías dogma queda entonces vinculada íntegramente a la representación del lenguaje y al aporte de sustancia gráfica emanada de definiciones formales anidadas en lo conceptual. Dicho de otro modo, se hace necesario proponer puntos de partida que ofrezcan al tipógrafo –y por extensión al diseñador– objetivos de diseño definibles, concretos y verificables, para lo cual deberán clarificarse específicamente las metas tipográficas, esto es: las situaciones de uso desde el punto de vista cultural y tecnológico que permitan evidenciar la solución tipográfica propuesta como válida y acertada.

Es indispensable que estos ejes de abordaje y definición para el diseño tipográfico se presenten claramente a los usuarios en tanto no son solo el punto de partida, sino también el de llegada, el resultado final: constituyen el aporte específico que la materia prima tipográfica hace al mundo gráfico, su razón de ser.

2.1. La situación específica

La situación específica se define como el enunciado de los aspectos tomados en consideración para la creación de una tipografía dogma. Esta situación se conforma con aspectos técnicos y culturales concretos (incluidos los idiomáticos).

2.1.2 Aspectos técnicos

Los técnicos son aquellos aspectos que se determinan a partir de la participación de las distintas instancias tecnológicas en la definición de la forma y/o el uso de la tipografía.

2.1.3 Aspectos culturales concretos

El componente de los aspectos culturales concretos abarca todo aspecto tipográfico que trasciende lo tecnológico (aunque claro está que en un sentido amplio lo tecnológico es componente de la cultura).

2.2 Contexto definido

Es tarea ineludible para el tipógrafo la definición y difusión del contexto para el que propone la tipografía. Más allá del rol metodológico que pudiera llegar a tener esta definición, se hace necesaria como política de respeto hacia toda la cadena productiva del diseño gráfico: todos los aspectos que se orienten hacia la sinceridad para con el usuario final de la tipografía deben ser elementos definitorios para el tipógrafo.
.


.

>> 3. Codificación